¡Un fin de semana en Cácota!

Cácota

Se acabó el año y no queríamos dejar de pasar la oportunidad de compartirles este post que teníamos preparado para uds sobre nuestra experiencia en Cácota. ¡Esperamos les guste! Feliz año para todos 🙂

Desde hace varios meses teníamos en mente conocer Cácota, uno de los pueblitos más lindos que tiene el departamento de Norte de Santander, Colombia. Ya habíamos leído en el blog de nuestra amiga Susan Sardiñas su experiencia en Cácota y quedamos enamorados con tan solo ver sus fotos, así que junto a nuestra amiga Karina decidimos elegir un fin de semana para alejarnos de la ciudad. Una especie de retiro espiritual, como esos que uno hacía en el colegio.

Una de los planes que teníamos en mente era conocer la Laguna del Cacique en Cácota, y hospedarnos en un hotel que nos recomendó Susan. (Próximamente les contaremos más detalles del hotel, porque en verdad se merece su propio post) También teníamos pensado realizar unas fotos con Karina aprovechando los hermosos paisajes de los alrededores del pueblo y sus calles.

El viaje empezó desde Los Patios donde tomamos bus hasta Pamplona y luego de ahí un taxi hasta Cácota. El trayecto fue muy tranquilo y los paisajes definitivamente son espectaculares. La primera impresión que tuvimos de Cácota fueron sus estrechas calles llenas de flores y gente en los andenes compartiendo entre vecinos y niños jugando por diferentes lados. Nos dirigimos al hotel, dejamos nuestras cosas y empezamos a recorrer un poco los alrededores del pueblo buscando un restaurante para poder almorzar.

Cácota

El hotel donde nos hospedamos

El ambiente en Cácota es muy tranquilo y el clima aunque es más fresco que Cúcuta, hacia un sol increíble. Era el clima ideal si queríamos ir a conocer la Laguna, así que empezamos a pedir indicaciones para llegar a pie ya que la carretera hacia la laguna estaba en construcción y no pasaba ningún tipo de transporte (usualmente se puede subir en motos, carros  o a caballo). Todos nos decían que el trayecto era máximo de 1 hora pero terminamos llegando 5 horas después, empezamos subiendo una carretera un poco impinada hasta que llegamos a un punto donde hay un altar de una virgen en el cual hay dos caminos para seguir: o por la carretera o por una trocha en la montaña.

Cácota

Cácota

Cácota

Un señor que iba bajando por la trocha nos dijo que ese camino era el más rápido pero que era un poco complicado por las condiciones del terreno. Nosotros decidimos irnos por ahí y terminamos perdidos en medio de la montaña, pasando por arroyos, terrenos de propiedad privada, alambres de púas, embarrados con lodo, Nestor se nos adelantó y luego no lo encontrábamos, en FIN, una travesía que al final valió la pena con solo observar el hermoso paisaje de la laguna. Aquí les compartimos un video que hicimos de nuestro recorrido hacia la laguna, esperamos les guste y se rían con nosotros. jajaja

Cácota Cácota Cácota

 A la laguna llegamos tipo 5:00 pm, nos sentamos un rato a la orilla, comimos algo y desafortunadamente nos tocó empezar a regresarnos porque empezó a oscurecerse y no conociamos la zona. Por las condiciones del clima y sabiendo que íbamos a quedar en completa oscuridad decidimos regresarnos por la carretera en construcción y fue otro trayecto completamente largo. ¡El pueblo se veía a kilómetros de donde estábamos y parecía que no tuviera fin! Llegamos tipo 9:30 de la noche al pueblo y las señoras que atendían el hotel se alegraron de vernos, y nos dijeron que estaban preocupadas porque no sabían si nos habíamos perdido en la laguna y que estaban a punto de llamar la policía. ¡Menos mal fue solo un susto y no nos perdimos tanto! Recomendación: NO vayan a pie, NUNCA. 

Esa noche comimos perros calientes en un puesto de comidas rápidas y decidimos hacer una mini pijamada viendo películas francesas que Karina había traído. El sueño nos pudo y decidimos descansar para seguir recorriendo Cácota al siguiente día. 

En la mañana nos levantó el sonido del parque principal que anunciaba bailes y un desfile a cargo de los adultos mayores del pueblo. Recorrimos de nuevo las calles del pueblo buscando locaciones para las fotos de Karina y terminamos con unas fotos super lindas que pueden ver aquí. Visitamos un vivero lleno de flores y plantas típicas de la región y compramos queso y pan recién horneado para llevar a nuestras familias en Cúcuta. 

Cácota Cácota

Cácota

Al final fueron 2 días llenos de bastante aventura y mucha tranquilidad. Y definitivamente tenemos que volver a Cácota para quedarnos más días y poder relajarnos aún más, creo que lo necesitamos después de estos últimos meses del año que gracias a Dios, estuvieron cargados de mucho trabajo. 

Agradecemos a la gente de Cácota por su hospitalidad, por su alegría y por recibirnos muy bien durante nuestra estadía.


Hasta aquí el post del día de hoy.  Si quieres seguir viendo más fotos de la comida que probamos y los lugares que visitamos no dudes en seguirnos en facebook, instagram y twitter. 🙂

¡Nos vemos en el próximo post!

 

Acerca del autor Ver todos los posts

borismoralesb

borismoralesb

Me llamo Boris Morales, soy de Colombia, tengo 27 años y soy profesional en Mercadeo y Publicidad.

2 ComentariosDeje un comentario

  • Holaa, quiero visitar cacota con mi familia y tengo una perrita raza shih tzu nose si la dejaran ir a visitar la laguna con nosotros o tienen halla algun tipo de restriccion respecto a los animales, queria saber eso si saben seria genial que respondieran. Gracias el post estuvo hermoso
    y muy informativo

    • Hola como estas? Mil gracias por tus palabras y por leernos😊 Te cuento que cuando fuimos a Cácota no vimos ningún tipo de restricción. Así que creo que puedes llevar tu perrita igual siempre y cuando cuides el medio ambiente😉 Un abrazo y nos cuentas que tal te pareció la laguna.

Leave a Reply