Rumbo a Argentina (Parte 1): Cruzando la Frontera

Este post hace parte de una serie de posts personales acerca del intercambio que tuve en Argentina en 2014. 🙂 – Boris

Desde que me enteré que había sido elegido para realizar un intercambio académico en Argentina,  empecé a leer diferentes blogs de viajes y a buscar información acerca de Buenos Aires, de las aerolíneas y sus posibles rutas para viajar desde Colombia sin que resultara tan costoso, de la economía del país, y en especial acerca de Pergamino la ciudad donde realizaría mi intercambio.

IMG_2637

Cartel realizado por mis amigos en la despedida.

Mientras buscaba toda esta información, me enteré de varios amigos que viajaban a Buenos Aires primero que yo y habían conseguido pasajes ida y vuelta a Buenos Aires por mas o menos 150 dolares. La respuesta era obvia: Los habían comprado en Venezuela.

Cosa que en su momento era posible y resultaba como un regalo de Dios pues salían muy económicos al cambiar los precios de los pasajes a pesos colombianos. Así que sin pensarlo demasiado fui con mi amiga y asesora de viajes Oriana a comprar mis pasajes ida y vuelta con la ruta Caracas-Sao Paulo-Buenos Aires en la ciudad de San Antonio (Venezuela) con mi pasaporte colombiano. El costo al final fue de mas o menos ¡¡200 dolares!!. No podía estar mas feliz, me había ahorrado casi 800 dolares en solo pasajes!

IMG_2785

Pero como dicen por ahí: “Lo barato sale caro”.

Teniendo pasajes en mano, seguro médico internacional, dirección del lugar a donde llegar, carta de aceptación de la Universidad destino y dinero para cubrir gastos varios, empecé a sufrir la ansiedad al ver las noticias de la situación de Venezuela precisamente en las fechas de mi viaje.

En mi ciudad Cúcuta,  la ciudad frontera con Venezuela, el impacto de la situación en nuestro país vecino es aún mayor, ya que afecta la economía de la ciudad de una manera impresionante. Y en mi caso afectaba mi viaje desde Cúcuta hasta San Cristóbal(Venezuela)  donde tomaría el primer vuelo con destino a Caracas pues los constantes cierres de la frontera hacían casi imposible cruzarla.

puente-internacional-simon-bolivar

Foto Tomada de Internet

A medida que se acercaba la fecha de mi primer vuelo las cosas estaban así:

Tenia que pasar la frontera con Venezuela para poder llegar a San Antonio, luego tomar un bus o transporte hacia San Cristóbal y allí dirigirme hacia la casa de un tío donde esperaría unos días para luego viajar hasta el Aeropuerto de Santo Domingo y fin del sufrimiento, pero las imágenes en televisión no eran para nada alentadoras.

Sancristobal

Fotos de situación en Venezuela (Febrero 2014)

Con muchos nervios y angustia decidí viajar a donde mi tío una semana antes de mi vuelo a Caracas con el fin de tener varios días de ventaja por si pasaba algún imprevisto. Antes de viajar me decía constantemente “Una vez este en la casa de mi tío, es como si tuviese un pie adentro del avión”.

Salí con mis maletas desde mi casa acompañado de mi mamá a tomar un bus que nos llevaría a San Antonio, que es la primera ciudad venezolana que encontramos al cruzar la frontera. Ya previamente había sellado el pasaporte en migración de Colombia y solo era viajar unos 45 minutos y luego unas 2 horas a San Cristóbal según el trafico. Pero NO, el destino tenia preparado toda una odisea por recorrer y llegar a Argentina no iba a ser nada fácil.

Recién vamos llegando a la frontera, el bus se detuvo y el chofer nos dijo que habían manifestaciones en el puente y que no podía seguir el camino, que los que querían pasar la frontera tenían que pasar CAMINANDO!!!! (Osea, enserio?) Imagínense mi cara de angustia por tener que pasar la frontera con mis maletas, mi mamá (que también llevaba una maleta llenita de ropa para pasar algunos días donde mi tío) caminando casi 15 minutos para poder llegar al puente y encontrarnos la manifestación de los pimpineros (vendedores de gasolina) que habían bloqueado el paso al puente con piedras y demás objetos. Ahí dije.. es ahora o nunca.

Sin título

Después de analizar sigilosamente la situación con mi mamá y al ver que estaban dejando pasar una que otra persona caminando decidimos hacer lo mismo y actuar con mucha naturalidad como si fuesemos unos mas de ellos , pero NO (jajajajja). Nuestro intento fue en vano porque no nos dejaron pasar (Leyes de Murphy en acción) y nos tocó casi rogarle al líder de los pimpineros que teníamos que viajar urgente, e inclusive mostrarles mi carnet de estudiante y explicarles que tenia que pasar si o si, pero muy en el fondo ende mi mente yo solo decía “Boris, NO se vaya a desmayar; cuidadito le da por desmayarse porque le doy en la jeta” ya que la multitud, el calor y la situación era demasiado agobiante. Después de muchos intentos logramos pasar y fuimos corriendo con las maletas directico a la oficina de migraciones en San Antonio a sellar la entrada al país.

Con mi mamá habíamos acordado con un señor taxista que nos recibiera en San Antonio para llevarnos a San Cristóbal donde mi tío, pero por culpa de las manifestaciones en las vías por todo Venezuela especialmente en la frontera, el señor se demoro en ir por nosotros mas o menos 3 horas.

Lo esperamos en un kiosko por la carretera, vía San Cristóbal, y apenas llegó nos advirtió que el panorama en la carretera no era el mejor. Muchos manifestantes estaban tapando las vías con muros de contención, escombros y basura quemada en modo de protesta por la situación del país.  A medida que podíamos avanzar llegábamos a diferentes peajes improvisados realizados por los manifestantes pidiendo dinero para dejarnos pasar, o sino nos sacaban del auto y lo quemaban. Yo solamente pensaba en mi mamá, en las maletas y en lo asustados que estábamos en tener que vivir en carne propia la situación de Venezuela, porque una cosa es verlo en las noticias y otra es tenerlo en tus narices en forma de manifestante con cuchillos y ladrillos en las manos.

@thaisaguilar-Av.-Las-Acaci

Calles bloqueadas en San Cristóbal – Febrero 2014 (La foto es tomada de Internet, porque ni loco iba a sacar mi cámara o celular)

El taxista que nos llevaba tenia una tranquilidad que nos daba esperanza de poder llegar a donde mi tío sanos y salvos, luego de casi 5 horas de viaje en el taxi estábamos llegando a San Cristóbal, y la ciudad nos recibió con una postal muy al estilo The Walking Dead. Calles desoladas, basura en todas las carreteras, carros y canecas de basura quemadas y muchos “manifestantes” en las calles reteniendo vehículos.

El taxista nos aconsejo pasar la noche en algún hotel a las afueras antes de entrar en la ciudad y mejor cruzarla en la madrugada, ya que era imposible que los bloqueos de la carretera estuviesen 24 horas. Muy agradecidos con el señor que expuso su carro, su vida y todo por llevarnos a San Cristóbal nos dirigimos al Hotel/Motel donde me quede con  mi mamá en una hermosa suite con espejos en el techo y en las paredes (AWKWARD). Nos esperaba otro largo día.

Continuará..

Acerca del autor Ver todos los posts

borismoralesb

borismoralesb

Me llamo Boris Morales, soy de Colombia, tengo 27 años y soy profesional en Mercadeo y Publicidad.

4 ComentariosDeje un comentario

Leave a Reply