Aventura extrema en San Gil (Canotaje) | #SantanderTrip Parte 3

Después de haber pasado la mañana recorriendo las calles de Barichara, nos dirigimos de nuevo a San Gil esta vez en busca de una aventura extrema. Para los que no conocen, San Gil es un municipio a 36 minutos de Barichara y a mas o menos 2 horas de Bucaramanga el cual se caracteriza por ser la meca en cuanto a deportes extremos en el departamento de Santander. Así que por recomendación de varios amigos y familiares decidimos hacer 2 de ellas: canotaje y un recorrido por una cueva conocida como “Cueva de La Vaca

Como se han podido dar cuenta en nuestras redes y en anteriores posts, nos encanta comer y somos las personas menos fitness del mundo. Es más cuando era niño siempre tuve traumas con cualquier actividad que tuviera que ver con agua como ir a piscina o ir al río. ¡Le tenía PÁNICO!. Ya con el pasar de los años  lo he sabido manejar y es por eso que también me anime a hacer esta experiencia, como para cerrar un ciclo.

3

Uno de mis muchos momentos de pánico cuando niño capturados en cámara.

Después de recorrer un poco las calles del pueblo llegamos a un lugar donde se encuentran las agencias (justo al frente del Parque Gallineral) que realizan las actividades de canotaje a orillas del Río Fonce, y después de charlar un rato con una chica que se nos acercó a ofrecernos las actividades nos dirigimos a su oficina a pagar y a prepararnos psicológicamente para lo que venía. Tomamos un bus de la agencia, el cual llevaba atrás la canoa en la que nos íbamos a montar y nos llevaron a mas o menos 15 minutos por una vía donde se encuentra una orilla del río donde empieza la actividad.

Nos pusimos los cascos y chalecos tuvimos una breve charla sobre la seguridad durante la actividad y cómo evitar cualquier accidente. La verdad mas que sentirme confiado me hizo dudar en montarme en esa canoa. En fin, nos llegó la hora y subimos uno a uno y empezamos a remar según las órdenes de nuestro instructor, el cual es un bacán.

aventura-extrema-en-san-gil-6

aventura-extrema-en-san-gil-1 aventura-extrema-en-san-gil-7

Los primeros tramos del río eran tranquilos, estuvimos medio tanteando el terreno, cuando empezamo a ver los remolinos de agua a pocos metros de nosotros. Ahí dije: es ahora o nunca, respire hondo y empezamos a hacer lo que nos decía nuestro instructor. El primer contacto fue fuerte, sentimos que nos tumbaba de la canoa, pero no fue así. Seguimos milagrosamente intactos, y así poco a poco fuimos descendiendo por el cauce del río, enfrentándonos con remolinos de agua más fuertes y algunos más pequeños. ¡La adrenalina que sentía era enorme! Siempre le he tenido respeto a la naturaleza y ver esa fuerza con la que nos golpeaba era alucinante.

aventura-extrema-en-san-gil-4

Luego de un rato, tuvimos la oportunidad de lanzarnos al agua y poder dejarnos llevar por el río, simplemente evitando las zonas rocosas y que el agua no nos acercara a la orilla. Estando en el agua, pasamos por unos rápidos que me hicieron tragar agua jajaja pero pues fue muy divertido. Cada vez disfrutaba más la actividad y no quería que se acabara.

aventura-extrema-en-san-gil-3

Nuestro guía nos contaba sus experiencias y la cantidad de recorridos que hace al día. La verdad es un trabajo duro pero para ellos es su pasión y se nota que disfrutan lo que hacen. Estando de nuevo en la balsa observamos cómo la gente hacia bungee desde una plataforma altísima y caían casi en el río. Nunca nos atreveriamos a eso, o por lo menos no en este viaje.

Seguimos remando y remando, disfrutando de los pequeños momentos de calma del río hasta que nuestra actividad llegó a su fin. Definitivamente una experiencia supremamente gratificante y muy entretenida. Fueron casi 2 horas y media de adrenalina, diversión, risas y mucha aventura. Les recomendamos enormemente realizarla cuando estén en San Gil, no se arrepentirán. (¿Quieres ver un video de nuestra experiencia, visita nuestro facebook haciendo click aquí)

aventura-extrema-en-san-gil-5

Luego de salir del río, fuimos por nuestras cosas, comimos algo en una tienda y nos dirigimos al pueblito de Curití donde nos estaban esperando para hacer el recorrido de La Cueva de La Vaca. ¡La aventura no había terminado por ese día! Pero esa historia se las contamos en el próximo post.


¿Te gusto este post? No olvides compartirlo con tus amigos en las redes sociales y si tienes alguna duda o sugerencia déjanos un comentario 😉 Recuerda que puedes acompañarnos en nuestros viajes a través de las redes sociales facebook, instagram y twitter.

¡Nos vemos en el próximo post!

 

Acerca del autor Ver todos los posts

borismoralesb

borismoralesb

Me llamo Boris Morales, soy de Colombia, tengo 27 años y soy profesional en Mercadeo y Publicidad.

1 ComentarioDeje un comentario

Leave a Reply